Espino amarillo

Espino amarillo: origen, efecto, beneficios y propiedades, contraindicaciones y efectos secundarios, dosis y posología, dónde comprar, opiniones, expertos y bibliografía.

Espino amarillo: origen

El Hippophae rhamnoides se conoce como espino amarillo o espino cerval de mar, sea buckthorn en inglés y argousier en francés, y pertenece a la familia Elaeagnaceae. Es un arbusto espinoso de hoja caduca y crece hasta 3-6 m de altura (aunque existe una variedad en China que alcanza los 18 m de altura), con una corteza grisácea u escamosa. Sus hojas son plateadas por el envés y sus flores son pequeñas y forman largos racimos, florece en abril y los frutos se recolectan entre agosto y octubre. El fruto es ovoide, carnoso y de color anaranjado(1).

El espino amarillo se distribuye por las zonas frías y áridas de Europa y Asia, en terrenos arenosos(2) y puede crecer a altitudes comprendidas entre los 3300-4500 m. En el Himalaya se encuentra principalmente en los valles, cerca de los ríos en zonas de sombra.

El espino amarillo se ha utilizado desde hace más de mil años en la Medicina Tradicional China (donde las bayas se conocen como “Shaji”) y su uso se remonta a la Dinastía Tang. Sus principales aplicaciones han sido el tratamiento del asma, úlceras gástricas, mejora de la circulación sanguínea, problemas respiratorios y dermatológicos(4-5). En la Medicina Tradicional de Tíbet y Mongolia se han empleado las bayas de espino amarillo para el tratamiento de la tos y para la mejora de la circulación sanguínea y el aparato digestivo(3).

Actualmente, los frutos del espino amarillo se pueden encontrar preparados de diferentes formas: en jarabe, zumos, caramelos, cápsulas de aceite rico en ácidos omega-7, infusión, extracto fluido o tintura.

Espino amarillo: efecto, beneficios y propiedades

Principales indicaciones:

  • Antioxidante
  • Protección piel
  • Tónico
  • Vitaminas

Tanto las hojas como las bayas del espino amarillo son ricas en compuestos bioactivos. Las bayas poseen un alto valor nutritivo y contienen elevadas concentraciones de vitamina C (una media de 695 mg/100 g(6)), vitamina E (hasta 180 mg/100 g) y ácido fólico (80 mg/100 g), carotenoides (b-caroteno, licopeno, luteína y zeaxantina), flavonoides (isorhamnetina, quercetina, isorhamnetina-3-beta-D-glucósido, kaempherol…), ácidos orgánicos, aminoácidos, micro y macronutrientes (3). Son ricas también en ácidos grasos: ácido palmítico, ácido oleico (omega-9), ácido palmitoleico (omega-7), ácido linoleico (omega-6) y ácido linolénico (omega-3) y fitoesteroles(3,7).

Los frutos y hojas presentan actividad antioxidante, observándose que sus triterpenoides estimulan la eliminación de los radicales libres(3). Asimismo, el aceite de las semillas también presenta una gran capacidad antioxidante y el extracto de hoja posee propiedades antiinflamatorias(3,7).

Al espino amarillo también se le atribuyen propiedades adaptógenas(3), antibacterianas y, debido a su contenido en flavonoides, cardioprotectoras y antiaterogénicas. Diferentes estudios han demostrado un efecto positivo de los flavonoides en la disminución del colesterol y triglicéridos(3-4,7).

Espino amarillo, un aliado para la piel

Las bayas de espino amarillo contienen ácido omega 7 (ácido palmitoleico), un ácido graso monoinsaturado que cumple diferentes funciones en la piel y mucosas como antiinflamatorio, analgésico suave, antioxidante y nutriente(8). Este ácido graso se encuentra en mayor proporción en la pulpa que en las semillas.

Tradicionalmente se ha empleado el aceite de espino amarillo para la curación de heridas en la piel y tratamiento de problemas cutáneos(4,7). Entre los componentes del aceite cabe destacar los ácidos grasos insaturados omega-3, 6, 7; fitoesteroles, carotenoides y las vitaminas E y K(3). Este aceite favorece la curación de heridas puesto que posee una potencial actividad para estimular la división celular y está involucrado en la proliferación de fibroblastos y queratinocitos en el lugar donde se ha producido la herida.

Además, el aceite extraído de las semillas absorbe la luz UV (290-320 nm, UV-B) y mejora la calidad de la piel, por lo que se utiliza como materia prima en la industria farmacéutica y cosmética(9) , pero no como ingrediente único para hacer protegerse de la radiación solar. 

Espino amarillo: contraindicaciones y efectos secundarios

No se han descrito contraindicaciones por el consumo de espino amarillo.

Se desaconseja para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia El uso en niños y menores de 18 años no está recomendado. No exceder la dosis diaria recomendada.

Espino amarillo: dosis y posología

Los frutos del espino amarillo se pueden consumir de diferentes formas: jarabe, zumos, caramelos, cápsulas de aceite rico en ácidos omega-7, infusión, extracto fluido o tintura.

Las dosis variarán en función del modo de consumo, así, para infusión se recomiendan 40-50 g de frutos frescos por litro y como jarabe (15% de extracto fluido) unas 2-3 cucharadas soperas al día(10).

En caso de tratamiento médico, consulte con su terapeuta.

Espino amarillo: dónde comprar

Aquí puedes adquirir zumo 100% natural de bayas de espino amarillo, sin azúcares ni aditivos añadidos. Este zumo está fabricado con bayas procedentes de Letonia y se ha obtenido tras un prensado en frío seguido de una pasteurización suave.

Espino amarillo: opiniones, expertos, bibliografía

El espino amarillo es rico en vitaminas y nutrientes y entre sus principales usos se encuentra el tratamiento de infecciones, gripe y resfriado. Otros remedios naturales para combatir los resfriados son la equinácea (Echinacea purpurea y E. angustifolia), el saúco (Sambucus nigra) y la miel.

Para suplementar nuestra dieta con alimentos ricos en antioxidantes, la granada (Punica granatum), uva (Vitis vinifera) o remolacha (Beta vulgaris) son opciones muy recomendables y si queremos una dosis adicional de vitamina C, podemos optar por la acerola (Malpighia glabra) o el acai (Euterpe oleracea).

El espino amarillo es además un aliado para la regeneración de la piel y la protección frente a la radiación ultravioleta. La granada también puede utilizarse como complemento con dicho fin y, al igual que el espino amarillo, aparece en formulaciones cosméticas.

  1. Berdonces i Serra (2009) Gran diccionario ilustrado de las plantas medicinales. Descripcion y aplicaciones. Editorial Oceano.
  2. Berdonces I Serra (2007) Gran enciclopedia de las plantas medicinales. Susaeta ediciones, España.
  3. Suryakumar and Gupta (2011) Medicinal and therapeutic potential of Sea buckthorn (Hippophae rhamnoides L.). J Ethnopharmacol 138: 268– 278.
  4. Guliyev et al. (2004) Hippophae rhamnoides L.: chromatographic methods to determine chemical composition, use in traditional medicine and pharmacological effects. J Chromatogr B 812: 291–307.
  5. Gill (2012) Antioxidant and actibacterial activity of Hippophae rhamnoides methanolic leaf extracts from dry temperate agro-climatic region of Himachal Pradesh. J Plant Sci 7 (5): 194-200.
  6. Kashif and Ullah (2013) Chemical Composition and minerals analysis of Hippophae rhamnoides, Azadirachta indica, Punica granatum and Ocimum sanctum leaves. World J Dairy Food Sci 8(1): 67-73.
  7. Patel et al. (2012) Remedial Prospective of Hippophae rhamnoides Linn. (Sea Buckthorn). ISRN Pharmacology Vol 2012, Article ID 436857, 6 pages.
  8. Sánchez and Segundo (2007) Omega 7. Su papel en el cuidado de la piel y las mucosas. Offarm vol 26 núm 7.
  9. Beveridge et al. (1999) Sea Buckthorn Products: Manufacture and Composition. J. Agric. Food Chem. 1999, 47, 3480−3488.
  10. Vanaclocha and Cañigueral (2003) Fitoterapia. Vademécum de prescripción. 4ª Edición. Elsevier España.